Pin It
Sin categoría

Envidia del embarazo|¿Envidia o dolor?

Una amiga se te acerca, tiene algo que decirte. -¨Quería contártelo a ti primero, antes de anunciarlo…Estoy embarazada¨. En ese momento colapsas, es como si una bomba te hubiese estallado en la cara ¿Qué hago? Corre, tienes que sonreír, decir algo ¡Dile que te alegras por ella! Que no note lo que estas sintiendo, aguanta.- ¿Te suena?


Durante el proceso de búsqueda es inevitable que las mujeres de nuestro entorno se queden embarazadas. Las noticias llegan de amigas, primas, compañeras de trabajo… Y cada vez que nos lo cuentan hay un sentimiento que lo acompaña, la envidia. Es un sentimiento más común de lo que imaginamos pero tener envidia nos hace sentir que somos malas, egoístas, como si además de todos nuestros problemas ahora hubiese que sumarle el ser mala persona (lo que nos faltaba ya).


Siempre nos han dicho que no tenemos que ser envidiosos, es algo feo. Pero es un sentimiento natural, resalta una carencia. Algo que no tenemos, pero no solo es el echo de no tenerlo. Es el miedo a que no hay ninguna garantía de que algún día lo lograremos. Es el dolor por saber que quizás tu nunca logres tener lo que más deseas y que otro lo tiene, a veces sin buscarlo.

Durante todo el proceso tenemos que vivir un duelo. El duelo por nuestra fertilidad, por los negativos, por las perdidas… No es un camino convencional y por eso los sentimientos tampoco lo son. Cuando otras mujeres se enteran de un embarazo no le dan mayor importancia, porque tienen una seguridad de que si algún día deciden tener los suyos podrán hacerlo. Para nosotras esa certeza hace años que murió. Ahora sabemos que por más tratamientos que nos hagamos nada nos asegura al 100% que vayamos a lograrlo. Posiblemente si supiésemos que es posible, que llegará, no sentiríamos esa envidia.


Como parte de nuestro propio duelo esa envidia, la tristeza o la rabia forman parte de este camino. Además como cualquier duelo en este también pasamos por fases.
 Rabia: Después de la noticia recurrimos a un entorno seguro (una amiga, la pareja…) y explotamos, Sacamos todo nuestro dolor y frustración.
 Negación: Algo así como un ¨ojos que no ven, corazón que no siente¨ consciente o inconscientemente nos apartamos un poco de esa persona. No la llamamos, tratamos de no coincidir…
 Frustración: Te ves rodeada de embarazadas, todas logran el sueño menos tu. No hay final en tu camino y da igual cuantos pasos des, nada cambia.
 Confesión: Cuando tienes mucha confianza con esa mujer, si de verdad tenéis un vinculo muy fuerte… llega un momento en el que necesitas decirlo. Hacerle saber por lo que estas pasando, lo que sientes al respecto y cuanto te cuesta todo esto.


Me encantaría deciros que al final el sentimiento se pasa, que llega un momento en el que no te afecta, pero yo aun no he llegado ahí y no sé como es el siguiente paso. Una parte de mi quiere creer que una vez eres madre dejas de sentirlo, que al lograrlo la herida se cura.


¿Tu lo has vivido? ¿Cuál es tu experiencia?

You Might Also Like

    A %d blogueros les gusta esto: