Pin It
Lets fiv Sin categoría

Habemus Donante!

Me había imaginado este momento muchas veces, desde que empezamos los tramites no había podido parar de pensar en cómo sería, cuando pasaría o como me sentiría al respecto. Pero a pesar de tanto tiempo pensando en ello ninguna de mis ideas se parece a la realidad. El momento de la llamada, cuando te confirman que hay una mujer en alguna parte dispuesta a ayudarte… la tormenta de sentimientos que te recorren es indescriptible.

Os pondré en situación. Empezamos los tramites para la ovodonación hace unos cuatro meses. Al principio nos centramos en hacer las analíticas que nos faltaban (siempre falta alguna, da igual cuantas tengas, siempre faltan) esto nos llevó aproximadamente un mes o mes y medio. Recibimos los resultados a mediados de diciembre y tras eso teníamos que hablar con la genetista para que nos lo explicase todo, al final entre unas cosas y otras nos plantamos a escasos días del cierre de las clínicas por vacaciones. Aun así, envié mi foto para comenzar la búsqueda de donante y que la maquina fuese trabajando mientras todos estábamos de vacaciones.

Pasado un mes no tenia noticias de la clínica y como no podía más con el ansia tuve que contactar con mi ginecóloga para ver si sabia algo…Para mi sorpresa no solo no teníamos noticias si no que ni siquiera habían empezado a buscar. En ese momento colapse, me sentía frustrada, un mes tirado a la basura, el tiempo se nos echaba encima (y para alguien con fallo ovárico prematuro el tiempo es oro) Al final el día 13 de enero conseguimos empezar oficialmente (y con confirmación) la búsqueda de donante. Ya no podía hacer nada al respecto, solo me quedaba esperar y que en alguna parte una mujer parecida a mi estuviese dispuesta a donar sus óvulos.

La espera no fue nada fácil, los días me consumían, me pasaba el tiempo esperando tener noticias, pero sabiendo que este proceso podría tardar meses. Al final la ansiedad me supero, fueron un par de semanas duras en las que los miedos no salían de mi cabeza y las noches de insomnio se hacían eternas. Pero el viernes 31 de enero al fin llegaron las noticias, solo dieciocho días después de empezar la búsqueda me llego un mensaje. La ginecóloga tenia noticias, buenas noticias.

Fue una llamada de catorce minutos que consiguió poner mi mundo patas arriba. Lo primero que nos dijo fue que ya teníamos donante, pero no solo eso, la donante ya había empezado el tratamiento. En ese momento me quede sin habla, me temblaban muchísimo las manos y no sabia como reaccionar o que tenia que preguntar… Ella seguía hablándome, pero mi cabeza solo repetía una y otra vez que ya teníamos la donante, que al fin habíamos empezado. Cuando conseguí recuperar un poco la concentración empezamos a hacer cálculos de cuando empezaba yo el ciclo, como organizar el tratamiento, que pauta de medicación tenía que seguir yo… Y así en una llamada que no llegaba a los quince minutos todo paso de unos simples planes a ser real. Ahora estamos en tratamiento de verdad.

Ahora mismo estoy muy contenta y esperanzada, sé que esto es un paso muy grande en la buena dirección y trato de disfrutarlo. Si algo he aprendido en este camino es a disfrutar de los pequeños logros porque son lo que nos ayuda a seguir cuando lo demás va mal.

Continuara…

You Might Also Like

No Comments

    Deja un comentario

    A %d blogueros les gusta esto: