Pin It
Let's Ovo Sin categoría

Mi ginecólogo a un click

Estamos viviendo una situación completamente nueva para nosotros, una pandemia, un confinamiento y unas normas absolutamente nuevas. Cuando me imaginaba un mundo apocalíptico y con una pandemia global las cosas las veía como en las películas. Ropa hecha polvo, hambruna, sociedades organizadas para la supervivencia… pero resulta que el apocalipsis es en casa, con Netflix y muuuucha comida basura, y ahora, mi ginecólogo a un click de distancia.

Médico desde casa

Hace dos meses tenía programa una intervención, me iban a hacer una histeroscopia para extraerme los pólipos y poder continuar con mi tratamiento. Luego llego el caos y todo se paro en seco. Ahora parece que estamos viviendo otra situación, las cosas han vuelto pero no del todo, no como antes. Hace unas semanas recibí una llamada del hospital, volvían a su actividad y me daban cita, pero desde casa.

Este lunes tenía mi primera consulta con la ginecóloga para ver si podíamos retomar la intervención. Me levante pronto, desayune y me prepare como para cualquier otra consulta, salvo porque una vez estaba arreglada me toco arreglar mi “zona para consultas”. Busque una zona tranquila de la casa, bien iluminada y monte allí mi portátil, una silla… mi pequeño plató. A las 9:30 de la mañana entre en una sala de espera virtual hasta que recibí la llamada de mi doctora. Hicimos una videollamada en la que me explico los peligros de una intervención en una pandemia. No os voy a engañar, la situación era muy rara y para mí muy incómoda.

Normalmente cuando te visitas con un médico lo ves, le explicas con calma lo que te sucede y todo en un entorno propicio para ello. Tener que hacerlo desde casa, con una videollamada (cosa que odio incluso cuando es con la familia) fue raro. Las líneas están saturadas, la señal no siempre es buena y mientras tratas de exponer tu problema tienes que lidiar con el retardo, los problemas de conexión… Al final acordamos que lo haríamos, acepto la intervención apocalíptica con todos los riesgos que implica.

¿Funciona realmente la videoconsola?

Creo que esto depende muchísimo de la persona y de para qué se trate. En mi caso… No. La videollamada solo a atrasado lo inevitable. Un ginecólogo no te puede atender a distancia, no puedo firmar los consentimientos a distancia ni me pueden operar así. Hoy tengo que ir físicamente a hacer todo lo que ya podría haber hecho el lunes si la consulta hubiese sido presencial. No me malinterpretes estoy segura de que este sistema tiene sus pros, pero no sirve para todo, no es la alternativa definitiva.

¿Qué va a pasar con la histeroscopia?

Cómo ya me ha explicado la ginecóloga entrar en un hospital ahora mismo tiene sus riesgos. Una intervención por pequeña que sea en plena pandemia tiene sus complicaciones. Para que me puedan tratar tengo que firmar unos consentimientos especiales por el COVID. Una vez esté todo firmado tendré que pasar un preoperatorio en el que me harán una placa abdominal y un test rápido para descartar que tenga el virus. Me medirán la fiebre y si todo sale bien y es negativo podré someterme a la intervención. En caso de no ser así todo se para.

Estoy deseando que todo esto pase y poder deshacerme de esos pólipos ocupas que tengo conviviendo conmigo desde hace casi tres meses.
Continuará.

You Might Also Like

No Comments

    Deja un comentario

    A %d blogueros les gusta esto: