Pin It
Sin categoría

¿Se superan las heridas de la infertilidad?

Si hay una verdad irrefutable es que pasar por la infertilidad y todos esos tratamientos provoca una herida muy profunda. Son cicatrices que no se ven pero están ahí, latentes. Hace unos días tenía mi primera eco de este nuevo tratamiento. De camino a la clínica me puse muy nerviosa, me dio ansiedad y por más que trataba de calmarme, no era capad. Ahora me pregunto ¿Este trauma se supera?

Cada historia es un mundo y cada pareja tiene sus tiempos, pero es cierto que nuestra historia es especialmente larga y accidentada. Nuestra recorrido se podría resumir en “si algo puede salir mal, saldrá mal”. Este principio fue más que latente en las FIV, cada ecografía era un infierno para mí. Cuando te haces un tratamiento de fertilidad en la seguridad social cada control es decisivo, estás a una mala eco de que te lo cancelen todo. Si tienes una reserva ovárica tan baja como la mía… el miedo al ecógrafo es una realidad.

En las dos FIV llegaba al hospital muerta de miedo, me sentaba en esa sala de espera y me sentía como en el matadero. Recuerdo cada pensamiento, el miedo constante a no tener suficientes folículos, que no estuviesen creciendo como se suponía que debían hacerlo. Recuerdo las charlas con los ginecólogos, que me subían la dosis y al mismo tiempo me daban solo dos o tres días de plazo para que la cosa mejorase o cancelábamos. El miedo a una cancelación en la SS no es sólo por cancelar si no porque muy probablemente eso supone el fin de todo, si te cancelan un ciclo puede que se rindan ya y no vuelvan a probar. Cada vez que salía de esas consultas me sentía presionada, tenía que mejorar mi respuesta ¿Pero como? No es algo que se pueda controlar.

Pensaba que todo ese dolor lo había superado. Durante un tiempo estuve convencida de que con el duelo genético todo eso se había marchado también… pero el viernes mientras iba a mi primera eco para la ovo todo volvió. Desde que salí de casa empezaron los temblores, sentía una presión en el pecho enorme, me daba pánico que algo en la eco estuviese mal, pero la realidad es que no había nada que controlar, solo era una eco simple para ver el estado actual del útero. A pesar de saberlo, por mucho que me intentaba recordar a mi misma que no había nada que pudiese salir mal… no me calme hasta que me enseñaron en pantalla que todo estaba donde debía estar.

Ahora lo que me pregunto es ¿Esto se supera? ¿Llegará un día en que todo esto no me duela? Por ahora no lo veo posible, quizás el único bálsamo para esta herida sea tener al fin a nuestro pequeño. O quizás sea algo tan duro y tan profundo que no se vaya nunca…

You Might Also Like

No Comments

    Deja un comentario

    A %d blogueros les gusta esto: